LAS FÁBULAS DEL MARKETING ON LINE

Posted on Actualizado enn

Todas las empresa quieren que se las quiera, que se las compre, que se las prescriba, que se las siga, que se las re-compre periódicamente,… y a mi que tengo la tarjeta para pagar, ¿Quién me pregunta que quiero?



En primer lugar una rápida visita a la Real Academia Española y buscamos intensamente la palabra EMPATIA, que según la versión on line por supuesto, dice “Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro” y la colocamos como cabecera de nuestras actuaciones ya que salvo que este mundo haya cambiado el comercio sigue siendo al menos cosa de 2 y ya se sabes que 2 no discuten (o no compran-venden) si uno no quiere.
Como damos por descontado que nosotros queremos, lo que nos falta es que la otra parte, la parte contratante que diría Marx, el bueno, también quiera, y para eso tenemos dos objetivos y un camino, los objetivos son “cubrir sus necesidades” y “satisfacer sus aspiraciones” y  el camino es “conocerle” para llegar a hacerlo.


Para llegar a tener éxito en estos planteamientos no hay un “guru” impecable que siempre sepa lo que hay que hacer pero hay una palabra mágica llamada “experiencia”, o mejor know how, que mola mas, que te dice por donde no ir.

ERROR HABITUALES (Common mistakes)

Lánzate al mercado más grande, así tendrás más clientes.


Si no concentras tus esfuerzos en tu valor diferencial, en los clientes que lo saben aprovechar y en aquello por lo que te buscan, acabaras siendo el rey de los emails basura y con ratios de conversión ínfimos y esfuerzos difuminados.

No contrates a nadie si tú puedes hacer su trabajo 
      
El no trabajar con especialistas, con métricas, con históricos o con un conocimiento de la competencia y de casos históricos que han pasado en el mercado es inaceptable y pensar que en nuestro círculo reducido siempre tenemos las mejores ideas es el primer camino para renunciar a algo tan valioso como la creatividad.


Concentra tu esfuerzo en conseguir nuevos clientes en lugar de retener a los que ya tienes.

Es bastante habitual buscar nuevos clientes con carácter permanente y hasta de forma desesperada explorando nuevos nichos en vez de tener mas esfuerzo por conocer y entender como crecer con los clientes actuales, de salida en comercio on line ya acumulamos mucha mas información

Pon lo mas grande delante

La vanidad o el orgullo de poner al frente de la comunicación productos muy llamativos o costosos que acaban convirtiéndose en un muro insalvable de posicionamiento y oferta. El consumidor en el segundo que te dedica piensa “Esto es demasiado para mi” y se vá.

Cada vez una idea

A esto habría que añadir que cuando decidimos hacer camapañas de marketing online el fragor inicial se convierte en desilusión y el compromiso de la constancia brilla por su ausencia. Webs semiterminadas, falta de actualización o malta de interacción con los usuarios son algunas de las enfermedades que nos afectan cuando pretendemos implatar acciones de marketing online. Ha esto deberíamos sumar el efecto “diseñador sin escrúpulos”, que dejaremos para otro momento.

No realizar inversión

Es importante saber que como cualquier otra actividad requerimos de unos pasos determinados como inversión, trabajo y resultados, pero a la inversa no se conocen fórmulas que funcionen. Quién no quiere aparecer el primero en GOOGLE, esto no es imposible o esta limitado para unos pocos, lo que hay que tener claro que es importante estar en acciones de posicionamiento SEO o acciones SEM.

Resultados ya

Quizá el mayor error es pensar que ahora el marketing online lo podemos hacer cualquiera. Es habitual que alguien te sugiera hacer este o aquel cambio en la web, que ahora está de moda poner los botones para socializar, que hay que empezar a mandar emails a diestro y siniestro…. El marketing online es algo más que creer que por tener una web y enviar unos emails vamos a mejorar la relación con nuestros clientes o usuarios y a mejorar los resultados de las empresas.

Un acierto

El núcleo de compra son emociones, actitudes y aspiraciones que conducen al consumidor, me gusta como lo explica la gente de la caja de herramientas, que se representa por las siglas BFD (beliefs-creencias, feelings-sentimientos, desires-deseos)


  • Beliefs.  ¿En qué cree nuestra audiencia? ¿Cuál es su actitud ante nuestro producto y qué problemas comporta esta actitud hacia el cierre de la venta?

  • Feelings. ¿Cómo se sienten? ¿Tienen confianza? ¿Son asustadizos? ¿Cómo se sienten ante el mayor desafío de sus vidas, negocios o industria?

  • Deseos. ¿Qué es lo que quieren? ¿Cuáles son sus metas? ¿Qué cambio quieren en sus vidas que nuestro producto puede ayudarles a conseguir?


Antes de comenzar una estrategia piensa en estos conceptos y “empatiza” todas las preguntas BFD de tu mercado objetivo.

En resumen después de avanzar durante muchos años en el duro trabajo de entender al consumidor ya tenemos experiencia suficiente en saber cual es la metodología para acercarnos a él, si quieres la ponemos en práctica pero no nos pidas que vayamos a ciegas, no merece la pena.

Desde que estoy en Conteneo siempre hemos aplicado una máxima en 2 direcciones “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” y otra igual de válida que es “No esperes hoy lo que tiene que llegar mañana”, es decir, sin un periodo de siembra, de trabajo, de constancia no acabarán llegando los buenos frutos, y si los arrancas demasiado pronto acabarán siendo pequeños y amargados (sabiduría agraria).

FUENTE: puromarketing.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s