Cómo montar una #empresa low cost en Latinoamérica.

Posted on Actualizado enn

Cómo montar una empresa low cost en Latinoamérica.

    Emprender es una idea que circula por la cabeza de muchas latinas hoy en día. Ya sea como salida de la crisis de algunos países, o la estabilidad y crecimiento que presentan otras economías en la región.

Aunque parece que los bancos y fondos de inversión empiezan a abrir la mano, hay una serie de requisitos que van a pedirte antes de darte un crédito o invertir en ti. 
Algunos de ellos son:
  • Un plan de empresa con vistas por lo menos a los dos primeros años de actividad.
  • Un plan económico financiero que aclare cuáles van a ser las inversiones necesarias en esos primeros años de actividad y cuáles los ingresos previstos, así como una estimación de recuperación de la inversión.
  • Un estudio de mercado que demuestre la viabilidad de tu futuro negocio.
  • Muestras de que el negocio es viable con ejemplos de empresas ya existentes. Por muy novedosa que sea tu idea, es muy probable que te toque buscar respuestas para esta pregunta.
Evidentemente, desde aquí te recomendamos que, aunque no necesites pedir un crédito, sigas al menos los tres primeros pasos, que van a poner en limpio todas las ideas que circulan por tu cabeza.
Antes de empezar
Si quieres abrir una empresa con una inversión mínima, debes tener en cuenta algunas advertencias:
  • Empezar con una inversión mínima puede ser un medio, pero no lo conviertas en fin. Cuando empieces a tener ingresos, reinvierte y transforma tu negocio para convertirlo en lo que soñaste al principio. Contarás, además, con la ventaja de que podrás hacerlo con el conocimiento del mercado que te den tus inicios: reacción de los clientes y de la competencia, fundamentalmente.
  • Inversión mínima no es sinónimo de cutre. No olvides que la imagen que des al principio es la que perdurará para muchos de tus potenciales clientes y será muy difícil de cambiar si no das una buena impresión.
  • Tener recursos reducidos te ayudará a ser más estratégico y poder enfocar tu servicios en un nicho.
Y ahora sí, los trucos
Estos son algunas sugerencias que te ayudarán a empezar tu empresa sin tener que invertir más de lo estrictamente necesario:
  • Tipo de empresa: Puedes empezar como freelance. Te ahorrarás, de momento, los gastos de crear una sociedad, y podrás acogerte a fórmulas para pagar menos Seguridad Social en función de tu situación. Ten en cuenta que al crear una sociedad, también tienes que darte de alta como independiente en algunos países, pero con una base de cotización mayor y sin acceso a ventajas como la tarifa plana. Ojo: crear una sociedad protege tu patrimonio personal frente a deudas que puedas contraer en tu negocio. Según el tipo de negocio que vayas a crear, puede no interesarte esta opción.
  • Lugar de trabajo: Puedes empezar en tu casa y ahorrarte los gastos de alquiler. Pero si te quieres desgravar ese gasto, tendrás que hacer un nuevo contrato, con y demás impuestos que rijan en tu región, que separe el uso particular del profesional. En una segunda fase, puedes optar por un espacio coworking, más económico que una oficina o local propio, y con todos los gastos incluidos. Como puente, aunque empieces en casa, puedes reunirte en un espacio coworking, que dará mucha mejor imagen a tus clientes y proveedores que tu salón o la cafetería de la esquina.
  • Tu ventana: Si estás en la opción anterior y no necesitas un local de venta al público, tu ventana será tu web. Este es un punto muy delicado, y es que la democratización de la tecnología trae su propia perversión: la posibilidad de hacer tu propia web a un precio muy reducido puede sonar muy tentadora, pero nunca olvides que ese es tu escaparate, y que si espantas a tu público objetivo, será muy difícil conseguir que vuelva. Existen muchas opciones, a precios muy reducidos para crear tu blog o tu web con un diseño atractivo y funcionalidades muy útiles. Pero si el diseño no es lo tuyo, también puedes recurrir a diseñadores que, por un precio reducido, pueden crear tu primera web. Ya tendrás tiempo de mejorarla cuando tengas ingresos que reinvertir.
  • Date a conocer: De la misma forma que muchos piensan que pueden hacer su propia web porque tienen las herramientas para conseguirlo, el uso de las redes sociales está a tu alcance y puedes tener la tentación de gestionarlas directamente. Si las redes sociales son lo tuyo, adelante. Pero si te vas a centrar en tus redes favoritas y vas a dejar de lado otras muy útiles, quizá sea mejor que te busques un community manager que se haga cargo. No tienes que pagarle un sueldo completo, sólo el tiempo que le dedique.
  • Formación: Algunos requisitos de los que hemos hablado anteriormente puedes desarrollarlos tú misma, al menos en un primer momento, formándote para ello. Puedes acudir a microcursos que te ayuden, por ejemplo, a hacer tu propio estudio de mercado. Ya habrá tiempo en el futuro de hacer otro más concienzudo que te haga crecer.
  • El plan de negocio: Redactar tu plan de negocio puede ser un trámite arduo por la cantidad de datos que tienes que incluir. Si no es lo tuyo, acuérdate de que casi todas las cámaras de comercio españolas te pueden ayudar a redactarlo, te guiarán, lo revisarán y te dirán si es viable. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s